La historia de Aníbal Barca

El general y estadista cartaginés Aníbal Barca fue uno de los estrategas de guerra más importantes de toda la Antigüedad. Su existencia data del siglo III a.C. Aníbal ayudo a su padre Amílcar a introducirse en la Península Ibérica y condujo su ejército hacia los Alpes con la finalidad de enfrentarse al inquebrantable Imperio Romano. Durante la conocida como Segunda Guerra Púnica, consiguió la derrota de varios centuriones romanos infringiendo un duro golpe a la República Romana. La importancia de Aníbal en la historia fue enorme, estuvo a punto de cambiar el destino de todo el mundo, pudo haber derrotado a Roma y que Cartago recuperase la hegemonía del Mediterráneo.

1. La trayectoria de Aníbal Barca

Aníbal Barca comenzó su andadura como jefe del ejército cartaginés en España en 221 a.C, la toma de Sagunto (2019-218 a.C) le lleva a la idea de poder cruzar los Alpes e invadir el Imperio Romano.

Aníbal, o también conocido como su nombre púnico Don de Baal, fue el fundador de Cartagena, fue elegido el general del ejército y gobernador de tierras hispánicas con tan solo 26 años. Su padre Amílcar Barca tuvo el propósito en el pasado de enfrentarse a Roma, su hijo se propone cumplir sus designios una vez que muere. Pese a las reticencias del Senado cartaginés, consolida esta idea, no cuenta con mucho dinero ni hombres, pero Aníbal Barca confía en que se vayan uniendo soldados durante su camino hacia Roma.

Antes de dirigirse a su propósito en Roma, el general cartaginés consolida su dominio en suelo del Ebro, conquista los pueblos que viven allí y cruza el Tajo para ampliar su área de influencia. Aníbal sitió Sagunto en 219, ciudad aliada romana, lo que fue el desencadenante de la Segunda Guerra Púnica. El general consiguió salir ventajoso de Sagunto y reunió a mercenarios ibéricos y diversos pueblos norteafricanos para dirigirse hacia Roma.

2. El plan de Aníbal Barca

Aníbal Barca se enfrentó a uno de los grandes problemas de su expedición: cruzar los Pirineos. Los emisarios galos le guiaron hacia los Alpes, su segundo desafío. Aníbal condujo a su ejército formado por 90.000 soldados, 12.000 jinetes y 40 elefantes hacia Roma, intentando no tener ninguna baja durante su ruta terrestre, algo bastante complicado porque ni sus hombres ni caballos o elefantes estaban acostumbrados al terreno y el frío de esas zonas. Las emboscadas de romanos en las montañas, la falta de pasto en las zonas más altas y la compleja orografía fueron los peores obstáculos para dirigirse a la capital del Imperio. Al final de esto, Aníbal perdió un ojo y al único elefante que había sobrevivido.

El plan de Aníbal empieza a hacer aguas, no había conseguido la mayoría de las alianzas esperadas en su camino, además su hermano Asdrúbal iba a socorrerlo con otros 50.000 hombres y fue derrotado de camino. Tras 36 años regresa a Cartago, donde trata de negociar una paz con los romanos que limpie su honor. Fue derrotado en la Batalla de Zama por el general Escipión en 202. Aníbal, ya en Cartago, demostró una vez más su capacidad de estadista y reorganizó en muy poco tiempo su hacienda, en este momento se vive una ligera recuperación de los cartagineses.

3. La derrota de Cartago

Pero Roma exigió su cabeza, Aníbal Barca huyó y se mantuvo oculto durante casi 20 años, una vez capturado, las tropas romanas aniquilaron Cartago en el año 183 y destrozaron su imperio para que no volviese a resurgir.

En conclusión, el general y estadista cartaginés fue uno de los personajes más estudiado y admirado por los historiadores de todos los tiempos. Aníbal es el claro ejemplo de cómo pudo haber cambiado la historia, se situó a las puertas de Roma, si hubiese intentado entrar en la ciudad podría haber hecho que el Imperio Romano, ya en decadencia, se desmoronase. El general y estratega pasará a la historia pese a su derrota, una de las más duras de la historia jamás impuestas a un perdedor durante una guerra.

📌 Visita nuestro artículo sobre el origen de Don Pelayo

Fotografía de la portada: Hannibal cruzando los Alpes, 218 aC (Jacopo Ripanda)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *