VERDADERA HISTORIA

Eneas es un personaje heroico de la mitología griega y romana, defendió Troya cuando los griegos trataron de aniquilarla en la Guerra de Troya. Para los romanos, Eneas se convirtió en el primer gran héroe de su cultura, nace la historia del mito de Eneas.

 

El héroe Eneas tuvo un papel fundamental en la Guerra de Troya, ayudó a defender la ciudad del ataque de los griegos. Tras la guerra, llevó a los troyanos que habían sobrevivido hacia un lugar que sería la actual Italia. Cuenta la leyenda romana que Eneas y sus seguidores cimentaron la que sería la ciudad de Roma, posteriormente llamada así por la historia de Rómulo y Remo.

 

Eneas era el claro ejemplo de héroe mitológico para ambas culturas, como muchos de esos héroes, Eneas era semidiós, es decir, tenía mitad de la ascendencia humana y la otra mitad de una deidad. Su padre era Anquises, perteneciente a la familia real troyana. La madre de Eneas era Afrodita, diosa del amor, Venus para los romanos, Afrodita vio a Anquises en las colinas de las afueras de Troya, el Monte Ida, quedó embelesada por la belleza de Anquises que lo sedujo, de esa relación salió un hijo: Eneas.

 

Eneas se crio con las ninfas de las montañas hasta los cinco años, entonces es enviado a vivir con su padre. Afrodita le pidió encarecidamente a Anquises que no revelase que ella era la madre de su hijo, a pesar de eso lo hizo, y casualmente fue alcanzado por un rayo. En algunas historias cuentan que lo mató al instante, otras leyendas hablan de que lo dejó ciego, otras que se quedó cojo. Aunque es contradictorio porque en versiones posteriores afirman que Anquises sobrevivió porque durante la Guerra de Troya su hijo lo saca de la ciudad para salvarle.

 

El verdadero mito de Eneas nace con el conflicto de la Guerra de Troya. El héroe Troyano entra en la guerra acompañado de sus soldados dispuesto a vengarse del héroe griego Aquiles, quien le había robado ganado. Eneas termina rechazando la guerra debido a una incómoda relación con el rey de Troya, Príamo. Eneas no aceptaba que Héctor, el hijo de Príamo, comandase las tropas troyanas, por otro lado, Príamo no toleraba a Eneas porque Poseidón, dios del mar, había predicho que los que gobernarían Troya en el futuro serían los descendientes de Eneas y no los de su hijo. Aunque contradictoriamente, durante la guerra, Eneas se casa con una de las hijas de Príamo y tienen un hijo llamado Ascanio.

 

 

 

A Eneas se le mitifica aún más apareciendo en la Iliada de Homero, se potencia mucho más el papel fundamental de Eneas en la Guerra de Troya. Según la mitología griega y posteriormente plasmado por Homero, Eneas queda retratado como uno de los mejores soldados y estrategas troyanos, como el mejor guerrero después de Héctor. El mito de Eneas va más allá, además de retratar su habilidad para la guerra, su faceta personal queda muy potenciada, se le ve como un hombre culto, moral, respetuoso, incluso se le llega a apodar en algunas ocasiones como “el piadoso”. Eneas pasó a estar protegido entre los dioses más poderosos como su madre Afrodita, Poseidón o Apolo.

 

En cuanto al final de la Guerra de Troya, hay relatos que narran que Afrodita ya advirtió a Eneas de que Troya caería, así que el héroe abandonó su ciudad y se refugió en el Monte Ida, en esos pueblos próximos estableció un nuevo reino. Una segunda versión del mito de Eneas se reafirma en que Eneas nunca abandonó Troya y luchó hasta el final, hasta que la derrota era tan inminente que tuvo que sacar a su padre en brazos y abandonar la ciudad con su hijo en el otro brazo para salvarlo de las llamas.

📌 Visita nuestro artículo sobre el mundo de la cultura