Archivo de la categoría: Historia

Las civilizaciones marítimas

Durante los muchos siglos en que el mundo de las civilizaciones orientales fue apenas conocido, se concedió excesiva importancia a los fenicios, error de perspectiva que debemos achacar a los relatos de los escritores griegos y romanos, rendidos admiradores de todo lo que procedía de las costas fenicias. Detentadores durante mucho tiempo del comercio marítimo entre Oriente y Occidente, griegos y romanos llegaron a considerarles como los depositarios de toda la civilización oriental. Sin embargo, la única aportación histórica de los fenicios consistió en hacer que los pueblos de Europa participaran de la cultura de los egipcios y babilonios … Las civilizaciones marítimas.

Los persas eran imperialistas que aspiraban a la conquista del mundo, ideario de dominio que debían a los reyes asirios y babilonios, pero trataron de hacerla realidad por medios diametralmente opuestos a los adoptados por los tiranos asirios, siempre sedientos de sangre. Los persas fueron los primeros reyes de la historia en quien el deseo de dominación mundial era compatible con un buen trato a los pueblos sometidos. Carl GRIM BERG , Nueva Historia Universal. Las civilizaciones marítimas.

1. Evolución hacia una civilización urbana y marítima

A partir del primer milenio antes de Cristo, comienza a manifestarse un triple proceso evolutivo de gran trascendencia:

  • En primer lugar, se produce un desplazamiento territorial del centro de gravedad de la civilización, de Oriente hacia el Mediterráneo, en particular el mar Egeo.
  • En el aspecto político el hombre se libera, en parte, de la férrea y despótica autoridad del soberano. Empieza el individuo a participar de algún modo en las tareas de gobierno. La tradición imperial de Egipto y Oriente Próximo da paso a la pequeña entidad política, ciudad – estado, en la que el ciudadano toma conciencia de su valor y responsabilidad frente al Poder La sociedad rural se transforma en urbana .
  • Y en tercer lugar, aparece una civilización marítima y se desarrolla una economía de mercado, frente a las anteriores culturas continentales y economías de consumo . .

Al mismo tiempo, y en relación con estos cambios, se produce también una evolución artística. Si en los imperios agrícolas de Egipto y Oriente Próximo el arte y la cultura en general, estuvieron al servicio de la jerarquía político – religiosa, en las civilizaciones marítimas se impuso el triunfo de la razón sobre el arte y la vida urbana.

El arte rígido y geométrico, propio de las culturas agrarias, dará paso a un estilo más elegante, flexible y curvilíneo.

Surgen así las talasocracias cretense, aquea, focense, fenicia y cartaginesa. La marina de estos pueblos dominó el Mediterráneo; se trató más bien de pequeños estados cuya importancia política fue insignificante en relación con los grandes imperios. Fueron sin embargo, el vehículo de difusión de la cultura al mundo Occidental.

2. Los fenicios crearon y difundieron el alfabeto

La historia de Fenicia es la de un pueblo «echado al mar por su geografía. Un país aislado del interior por diversas cadenas montañosas, paralelas a la costa, sin posibilidades agrícolas, busca su expansión por el mar, creando un gran imperio talasocrático. Al mismo tiempo, estribaciones montañosas de tipo «calas forman valles transversales, cerrados e incomunicados entre sí. Esta configuración geográfica no favoreció la formación de una unidad política, dio lugar, en cambio, a una federación autónoma de ciudades, como Tiro y Sidón.

Los fenicios fueron los grandes marinos y comerciantes de la antigüedad, precursores de los judíos, genoveses y venecianos de la Edad Media y de los ingleses en la época moderna. Sus naves, costeando las orillas del Mediterráneo, llegaron a las tierras más occidentales de Europa. En busca de preciados minerales como el cobre y el estaño, arribaron a las Islas Británicas y mar Báltico e incluso circunnavegaron África . Los fenicios son los iniciadores del comercio esclavista. Fundaron factorías o colonias, como Palermo, Cartago y Gádir (Cádiz), base y fundamento de su colonización comercial.

El mayor aporte cultural que nos legó este pueblo ha sido el alfabeto fonético . Los fenicios, hombres ante todo prácticos, necesitaban una escritura sencilla con la cual pudieran entenderse fácilmente con los pueblos con los que comerciaban. Con este fin simplificaron y redujeron la escritura egipcia a solo 22 signos, que representaban sonidos muy simples. Con estas 22 letras lograban escribir cualquier palabra, y por medio de la combinación de palabras obtenían la escritura completa de cualquier pensamiento. Los griegos adoptaron este alfabeto, transmitiéndolo después a las lenguas indoeuropeas.
Consecuencia lógica del alfabeto, fue la invención del libro, en la ciudad de Biblos, al coser trozos de papiro.
Fueron dos progresos trascendentales que pueden compararse a la invención de la imprenta en el siglo xv.

Los fenicios fueron igualmente los primeros que acuñaron monedas, ya que las necesitaban para sus transacciones mercantiles. También lograron fabricar el vidrio claro, coloreado, que se utiliza en vasijas y objetos ornamentales, y la púrpura obtenida del múrice, molusco o caracol marítimo. Pero, principalmente, Fenicia desempeñó el importante papel de transmitir la civilización de los pueblos orientales hasta las más remotas tierras de Occidente . Y lo realizó sin necesidad de conquistar o invadir los territorios, solo por la persuasión y los intercambios mercantiles.

3. Creta: la primera talasocracia del Mediterráneo

En la isla de Creta, hacia el tercer milenio antes de Cristo, floreció una de las más refinadas culturas de la antigüedad. Los cretenses fueron audaces marinos y expertos comerciantes, que llegaron a ser dueños del Mediterráneo instaurando así una verdadera hegemonía marítima o talasocracia. Su poder no se basó en la fuerza sino en la riqueza que proporciona el comercio.
Construyeron ricas ciudades como Knossos y Faestos , gobernada cada una de ellas por un rey , abriendo así camino a la futura organización política griega de la ciudad – estado.

Creta ha creado una cultura peculiar. Su arte es de una gran finura y elegancia. Los mejores vestigios de su cultura se han encontrado en las pinturas al fresco que adornan los muros de sus palacios . Muestran naturalidad y viveza de colorido y expresan la alegría de vivir y el gusto por lo refinado, delicado y gracioso: un verdadero arte modernista. En orfebrería trabajan magníficamente el oro, el bronce y el marfil, como puede verse en su obra maestra los vasos de Vafio, dos tazas de oro que reproducen en relieve escenas con un vigor y expresión inimitable. Su arte nos revela a una sociedad culta y refinada, donde la mujer ocupaba un lugar destacado y gozaba de una gran libertad de acción. Probablemente existió en Creta el matriarcado.

La decadencia de Creta y de su civilización sobrevino con la invasión de los pueblos indoeuropeos, especialmente de los aqueos, quienes destruyeron la mayor parte de sus ciudades e arrasaron su cultura. Las civilizaciones marítimas.

4 . Micenas : una civilización marítima у continental

Los aqueos, pueblo rudo y belicoso, procedían de la agreste región de los Balcanes. Hacia el segundo milenio antes de Cristo invadieron la península helena, imponiéndose fácilmente a los pelasgos, la población indígena. Se establecieron en el sur de Grecia (Laconia ) y se organizaron en ciudades – estado independientes. Hacia la mitad del segundo milenio, los aqueos arrasaron Creta, pasando así el centro de la civilización egea al Peloponeso. Se trata, en el fondo , de la misma cultura; se diferencian fundamentalmente en que mientras la civilización cretense fue puramente marítima, la micénica fue mixta: continental y marítima Las actividades preferidas eran la caza y la guerra; las luchas entre las ciudades aqueas eran frecuentes. De ahí que sus ciudades fueran verdaderas fortalezas, como Tirinto y Micenas. Realizaban a menudo correrías por el mar Egeo y se dedicaban a la piratería marítima. Uno de sus hechos más notables fue la correría que les llevó a disputar el estrecho de Helesponto a los troyanos, en la famosa guerra descrita por Homero en La Ilíada. Las civilizaciones marítimas.

El arte micénico se caracteriza por las construcciones ciclópeas o gigantescas, como las murallas de la ciudad de Micenas, cuyas piedras eran tan grandes que -según la mitología – sola mente seres de fuerza extraordinaria (ciclopes) las podían haber colocado.

En arquitectura emplearon la bóveda angular o falsa , obtenida por aproximación de hiladas. De sus recias construcciones son particularmente importantes la Puerta de los leones de Micenas, y el Tesoro de Arreo en donde simultanean a la vez el dintel y el arco falso. Las civilizaciones marítimas.

5. Persia: Síntesis de las culturas orientales

En los bosques y pequeños valles de la desértica meseta del Irán, se desarrolló hace aproximadamente un milenio la civilización persa. El caudillo fundador persa fue Ciro. Pero el organizador político de este vasto imperio fue Darío. En tiempos de este rey, Persia alcanzó una extensión no superada hasta entonces por ningún otro imperio. Pero al final, al ser vencidos por Atenas en las llamadas guerras médicas, los persas no podrán realizar el plan de un imperio universal y se verán reducidos a la categoría de un estado inmenso, pero continental. Persia, a través de su estructura imperial, realizó una síntesis completa de todas las civilizaciones antiguas. Sus tres principales aportaciones a la cultura occidental fueron: el arte , la religión y el sistema administrativo .

  • No llegaron los persas a crear un arte propio , sino que fue una buena síntesis del arte egipcio y mesopotámico . Sin embargo, crearon como elementos originales la cúpula sobre trompas y el capitel tauriforme, o sea, con dos toros arrodillados y unidos por el torso. La obra maestra de la escultura es el desfile de los arqueros de Darío, realizada en cerámica vidriada .
  • La religión oficial, el mazdeísmo, revelada por Zoroastro, es la más pura de las religiones asiáticas; plantea la lucha del principio del bien contra el mal. Su moral y su ética bondadosa, que servirá para unificar todo el imperio, contrasta con el carácter cruel de otras religiones.

Prohibía la representación de la divinidad en figura humana; promulgaba el culto a los dioses por medio del fuego. De ahí que carezcan de templos y su estatuaria sea muy reducida. Influyó más tarde en algunas herejías cristianas, como en los maniqueos y cátaros. Las civilizaciones marítimas.

El sistema administrativo – territorial, de tipo centralista, creado por Darío, es modélico en su género; a través de la Historia será tenido en cuenta por otros organizadores y legisladores políticos, como Carlomagno. La teoría del imperio universalista y el concepto de soberanía de origen divino inspirará las tesis cesaristas de Roma, de la Edad Media y de los siglos XVI у ХVІІ. Las civilizaciones marítimas.

Egipto

1.El factor geográfico y el ambiente histórico

La civilización egipcia tiene como marco geográfico el valle del Nilo. El clima de Egipto es desértico.  La sequía es constante y casi absoluta.  El cielo, limpio, sereno.  Las momias y pinturas se han conservado gracias a esta ausencia de humedad.  Egipto es un enorme desierto pedregoso, continuación del Sáhara, oasis con un largo y fértil, el valle del Nilo y su delta.  Sin este río la totalidad del país sería un árido desierto. 

Las aguas del Nilo llevan la fertilidad a este maravilloso país, que produce hasta tres cosechas al año.  El Nilo, procedimiento del lago Victoria, experimentación dos crecidas anuales: la prima, en junio, constituye el «Nilo verde», debido a las aguas verdosas y malsanas;  la segunda, en agosto, el «Nilo rojo», debido arrastre del limo rojizo de las tierras de Abisinia.

Podemos dividir geográficamente en Egipto en dos regiones: el Alto Egipto o Tebaida, con capital en Tebas;  y el Bajo Egipto o Delta.  La facilidad de comunicación mediante el Nilo motivó la creación de un solo estado. 

El pueblo Egipcio

El pueblo egipcio era pacífico y sedentario, dedicado a la agricultura. La población se agrupaba en nomos, prácticamen- te independientes.  La unidad económica y política impuesta el medio geográfico y el Nilo tuvo lugar hacia el tercer mi- Jod lenio antes de Cristo, por el faraón Menes, inaugurando la primera dinastía de los faraones.

En el desarrollo de la civilización egipcia se distinguen los siguientes períodos:

  1. Imperio Antiguo: Su capital fue Menfis. Sus faraones impresan la agricultura y el comercio con países vecinos. Construyeron grandes pirámides, como la de Keops, Kefrén y Micerino.  Los últimos faraones dejan a sus visires el gobierno, lleno de guerras y desastres, que llevan a la miseria. Egipto será entonces invadido por los nubios y pueblos asiáticos. 
  2. Imperio Medio: Egipto se desmembra en un sinfin de regiones gobernadas por señores feudales. El príncipe Antec, de Tebas, logra unificar bajo su cetro todo el Egipto, implanta un régimen de democracia social e inicia sus conquistas por el Sur. Al final de este período, Egipto fue invadido por los hombres. 
  3. Imperio Nuevo: También se le llama Segundo Imperio Tebano. Durante este período se establece el imperialismo teocrático: los faraones fueron grandes guerreros y conquistadores y modificaron a Egipto al máximo esplendor.

 

      A esta época pertenece Tutmés III, que extendió sus dominios hasta el Eufrates y el Tigris.  También perdió extraordinariamente el poderío Ramsés II.  En su tiempo tuvo lugar, probable mente, el éxito de los héroes dirigidos por Moisés.  Al final, el poderío egipcio se fue debilitando la causa de las guerras civiles y las discordias internas.  Hacia el primer milenio fue invadido por pueblos bárbaros y más tarde, en el año 525 a.  C., el rey persa Cambises se apodera de Egipto y lo convierte en una satrapía persa. 

Egipto, por tanto, sufrió las convulsiones internas al resquebrajarse de la organización política del estado teórico, un peso de su fidelidad y respeto profundo a la tradición.

2.Una organización político-social de carácter teocrático

El gobierno era ejercido por el faraón; rey absoluto, era la suprema autoridad civil y religiosa del pueblo egipcio.  Su voluntaria era la ley.  Se le consideraba una encarnación de la divinidad y, como tal, se requiere culto y adoración.  Su palacio era un verdadero templo y cobijaba a varios sacerdotes y dignatarios que tenían una gran influencia político-religiosa.  De este doble carácter se deriva su autoridad absoluta y la constitución de las organizaciones políticas centralizadas. 

     El pueblo trabaja exclusivamente para él, dueño de todas las tierras y riquezas.  El faraón se casaba normalmente con sus hermanas para conservar mejor la sangre real.

El país estaba dividido en provincias -nomos-, por un funcionario de la clase noble, nombrado por el faraón.

     Un consejo de ancianos asesoraba en el gobierno al faraón, y un primer ministro -visir– blica.  ve ejercía la administración

     Los escribas sufrieron su carga el recaudar los impuestos, llevar a cabo la hacienda del imperio y redactar toda clase de documentos en mentos.

El pueblo estaba dividido en castas o grupos sociales.  El sacerdocio fue la categoría de más y la más influyente en una sociedad extraordinariamente apegada a sus tradiciones religiosas.  Los sacerdotes cuidaban del culto y eran los intermediarios entre el faraón y el pueblo.  Llegaron a ser temibles por su poder. Uno de los rasgos más salientes de la sociedad egipcia era la gran desigualdad social.  La mayoría de la población la constitución un campesinado pobre y miserable, a veces y excedido duramente por la nobleza y las clases privilegiadas. 

     Los esclavos fueron numerosísimos; solían ser prisioneros de las guerras, y su misión era la de trabajar la tierra y construir los grandes monumentos del Estado.  Carecían de libertad, aunque podrían comprarla. 

3.La religión egipcia y la vida de ultratumba

Los egipcios, según Herodoto, eran los más religiosos de los hombres.  La piedad divinizaba las fuerzas naturales, los animales y, sobre todo, el Nilo y el Sol, los dos factores de la riqueza de la nación. 

     Eran politeístas, es decir, adoraban a muchos dioses.  En un principio cada uno tenía su dios protector local, además de las grandes divinidades nacionales. 

     La triada más importante fue la Ra (dios supremo), Houston (el sol naciente) y Osiris (el sol poniente), con su contenido moral, simbolizado en la lucha de la luz contra las tinieblas y en el triunfo de la  justicia

Los egipcios creían en la inmortalidad del alma.  De ahí su preocupación por la vida de ultratumba.  Estas ideas religiosas influyeron en su cultura y su arte.

     Según sus creencias religiosas, el hombre estaba compuesto de dos elementos: uno material, el cuerpo, y otro espiritual, el ka o hálito viviente.  Al morir, el alma o ka comparecía ante el tribunal de Osiris para respondedor de sus actos, que se pesaban en la balanza de la verdad.  Le sirve de guía y protección el hermano de los Muertos.

     El espíritu gozaba de una vida futura feliz si en la balanza sus obras eran halladas puras y buenas. 

     Pasado el juicio, el ka necesitó un soporte para su existencia eterna.  Este soporte podría ser el cuerpo, si permanecía incorrupto; en su defecto el espíritu podría sustentarse en una estatua, su doble.  De ahí la práctica de embalsamar los cadáveres y transformarlos en momias, y de colocar en las tumbas culturas, verdaderos retratos del difunto. 

4.Sus aportaciones culturales:

La agricultura, las ciencias y las técnicas. 

La cultura egipcia fue muy importante.  Muchos de sus conocimientos se transmitieron a la Humanidad. 

     Por su riqueza agrícola, Egipto fue uno de los primeros pueblos que entraron en la Historia: hacia el Milenio antes de Cristo.  Las actividades agrícolas de los egipcios se desarrollan en las márgenes del río Nilo.  Los egipcios, pueblo tranquilo y laborioso, supieron crear una economía agrícola: la primera de la antigüedad.  Desarrollado bajo técnicas propias, introdujo el uso del arado, la pala, el azadón y crearon las técnicas del riego: norias, embalses, canales y acequias.

La economía fue principalmente continental y de carácter autárquico.  Los egipcios fueron xenófobos y de espíritu fuerte- mente nacionalista.  De aquí que han llevado, en general, una política económica cerrada y aislacionista.  El desarrollo económico se vio frenado, sin duda, por falta de un sistema monetario y crediticio.

La escritura egipcia quizás sea uno de los más grandes aportes a la Humanidad.  Crearon la forma inicial de la escritura: la representación de objetos e ideas por medio de signos. Esta escritura se denomina jeroglífica.  Pero este tipo de escritura se fue perfeccionando y simplificando cada vez más hasta lograr los primeros caracteres alfabéticos.  Fueron los primeros que sustituyeron a hacer papel; para ello utilizaban hojas de papel, secas y prensadas.  La escritura jeroglifica permaneció ininteligible hasta que el francés Champollion descifró la llamada piedra de Rosetta. 

Los egipcios fueron excelentes matemáticos; crearon la geometría y tuvieron considerables conocimientos de física y mecánica. 

     En astronomía llegaron a descubrir planetas y estrellas.  Los sacerdotes prueban se sirvieron de las estrellas para idear un calendario que sirve de base a los romanos para la formación del calendario que hoy seguimos.  Inventaron los relojes de sol, arena y agua. 

     En medicina lograron verdaderos adelantos para curar muchas enfermedades y encontraron la forma de embalsamar los cadáveres, un fin de que no se corrompieran.  Conocimiento de la circulación sanguínea y la misión del corazón como motor impulsor de la sangre.  Los médicos egipcios poseían amplios conocimientos quirúrgicos y llegaron a realizar operaciones con gran éxito.

5.Un arte religioso y funerario

Las ideas religiosas y el concepto de pervivencia después de la muerte fueron las determinantes del arte egipcio.  La primera dio origen a los templos, morada de los dioses, y la segunda motivó la construcción de las tumbas o moradas del ka.  Por lo tanto, el arte egipcio debe su originalidad al doble carácter religioso y funerario. 

     Es un arte que nos refleja el poder despótico del faraón y de los señores feudales.  En general, toda la cultura egipcia está alguna vez en un orden social autocrático.

En arquitectura emplearon el sistema adintelado, con el cual lograban la impresión de reposo, quietud y estabilidad.  El deseo de eternidad parece expresarse en el uso de materiales sólidos y pesados, en el empleo de proporciones gigantescas y en el predominio de la masa y el volumen sobre los vanos.

     Los monumentos donde mejor se refleja esta estructura de ma sas son los templos y las tumbas. 

     Para los egipcios «la casa era un lugar de paso y la tumba una mansión eterna».  De ahí que las tumbas hay sus construcciones más notables. 

     Los monumentos funerarios tuvieron ser de diversos tipos: las mastabas, un modo de pirámides truncadas, de poca altura; los hipogeos o tumbas excavadas en las rocas; y las pirámides, donde se enterraba a los faraones con sus objetos personales.  Las pirámides mayores son las de Queops, Kefrén y Micerino. 

La obra escultórica es numerosísima y refleja una gran uniformidad su condición fundamentalmente religiosa.  Los rasgos esenciales de la escultura egipcia son la rigidez y el hierratismo, que se acusa en la concepción de las figuras como un volumen cerrado, con las piernas juntas y los brazos pegados al cuerpo, y el principio de la frontalidad, según el cual la figura, en cualquier posición, presenta al espectador toda la superficie torácica.

Es una estatuaria oficial y cortesana, en la que, director-mente, se representa a los faraones, sentados o de pie, rígidos y con los atributos divinos.  Son verdaderos retratos en los que los modelos han sido idealizados o ennoblecidos.  Un formalismo menos rígido se observa en las estatuas hechas a personas del pueblo, no divinizadas, distintas del faraón.  Son esculturas de un realismo sorprendente y de un naturalismo extraordinario.  Las tres más famosas son: la del Cheik-el-Beled (el alcalde del pueblo), el Escriba sentado y el busto de Nefertiti.

De un gran valor histórico son las decoraciones murales de sus tumbas, porque nos narran escenas de la vida diaria con una constante preocupación del más allá.

📌 Visita nuestro artículo sobre Destinos culturales

Mesopotamia

1.la tierra, los hombres y los pueblos

La palabra Mesopotamia quiere decir entre ríos.  Y, efectivamente, sé dio este nombre a las tierras comprendidas entre los ríos Tigris y Eufrates.  Este «país entre ríos» está bordeado por desiertos y zonas montañosas.  Ocupa una posición ventajosa en el cruce de caminos entre Asia, Europa y África. De clima seco y extremado, las inundaciones de los ríos y las canalizaciones del Tigris y Eufrates fertilizaban las tierras bajas del país, formadas por aluviones muy fértiles.

Geográficamente podemos distinguir dos regiones:

  • La Baja Mesopotamia o Caldea, al sur, con su capital, Babilonia. Tiene un clima templado y cálido y sus tierras proporcionales riquísimas cosechas. 
  • La Alta Mesopotamia o Asiria, al norte, con las ciudades de Assur y Ninive. Tiene un clima frío y es bastante montañosa. 

Numerosos pueblos nómadas se asientan en Mesopotamia a lo largo de la historia.  Los primeros pueblos que forjaron la cultura en la llanura de Caldea fueron los sumerios: eran agricultores y ganaderos.  Pronto se fusionaron con elementos semitas y crearon la cultura sumerioacadia

Todos estos pueblos, después de varios siglos de guerra en sí y con otros invasores, origen a dos grupos étnicos bien distintos:

  • Los caldeos, laboriosos y pacíficos, que vivían en la Baja Mesopotamia, dedicados a la agricultura, las ciencias y las artes. Se agruparon formando ciudades gobernadas por un rey-sacerdote, al que llamaban patesi.
  • Los asirios, belicosos y crueles, que asimilaron la cultura caldea y forjaron un gran imperio con capital en Nínive. Los asirios fueron los primeros que utilizaron armas de hierro, así como carros de guerra tirados por caballos. De este modo dominado por la fuerza a los demás pueblos.  Sus principales reyes fueron Sargón II y Asurbanipal.

Hammurabi logró al fin unificar todas las ciudades-estado, formando el primer imperio babilónico. 

2.Sus aportaciones culturales: la legislación y las artes

Los pueblos mesopotámicos obtuvieron importantes adelantos científicos y literarios.  La ciencia tuvo un carácter práctico más que especulativo.  En matemáticas crearon el cálculo sexagesimal y conocieron las cuatro reglas aritméticas.  La astrología se convierte por influencia religiosa en astrología.  Distinción de los planetas de las estrellas y conoció las doce constelaciones del Zodíaco

Pero su principal aportación cultural fue el Derecho y las Artes

El Derecho: el rey Hammurabi promulgó un famoso código de leyes, el más antiguo que se conoce.  Su propósito era, como el mismo Hammurabi dice, «disciplinar a los libertinos, a los malos e impedir que el fuerte oprima al débil».  Este Código fue la base de la organización político-social del imperio babilónico.  Todas sus leyes estaban basadas en la necesidad de justicia y regular la familia, los bienes, el comercio y el tráfico.  En lo penal privado la Tey del talión («ojo por ojo, diente por diente»). 

Este Código fue la primera codificación de leyes conocidas por los pueblos y significó un extraordinario progreso en la organización social de los pueblos antiguos.  Fue la gran aportación de Mesopotamia a la civilización y constituye la base de la evolución del Derecho hasta Roma

3. El Arte

Los pueblos babilónicos carecían de piedra y maderas, por lo que se vieron obligados a utilizar el ladrillo y el adobe para sus construcciones.  El empleo de este material hizo posible el descubrimiento de dos importantes elementos arquitectónicos: el arco y la bóveda, de gran trascendencia en la temible teoría universal. 

Al mismo tiempo, con el deseo de disimular la pobreza de estos materiales, ladrillo y adobe, los mesopotámicos crearon la cerámica vidriada, lo que equivale a la difusión en el arte árabe y la época moderna. 

Los asirios destacan en el arte del bajo relieve, en el que representan escenas de caza o de guerra y, en especial, animales, con una naturalidad y viveza extraordinaria.  En cambio, las figuras humanas están dibujadas de forma rígida y arcaica.  El pueblo asirio pintaba el animal de manera más natural que el hombre, porque en su vida todo giraba en torno a los animales (caza).

El comercio y la economía consideró un gran desarrollo, hasta el punto que podemos considerarla como la primera gran cultura económica. 

La economía se basaba principalmente en el comercio interior y la artesanía, la concesión de créditos y la existencia de los bancos bancarios tan evolucionados como los pagos a terceros.  Como

📌 Visita nuestro artículo sobre Egipto

El origen de Don Pelayo y la reconquista

Los orígenes de Don Pelayo son bastante confusos para muchos historiadores, se han abierto multitud de debates entre los especialistas en la materia. En toda la Edad Media es complicado encontrar documentos veraces, hay una escasez de fuentes. Pero en todas las encontradas se conoce a Don Pelayo como el artífice de la Reconquista frente a la ocupación musulmana de la Península Ibérica.

 

Don Pelayo es tan heroico como legendario, muchos lo comparan con el Arturo español. En el contexto de la caída del Imperio Romano, hay un vacío en el espacio político, se puede decir que Don Pelayo fue el primer rey de Asturias, aunque no hay fuentes fidedignas para poner la mano en el fuego por ello. En este momento se cuenta con fuentes de información árabes y cristianas.

 

1. La reconquista

La Batalla de Covadonga es una de las primeras que busca reclamar el territorio ibérico que los musulmanes habían ocupado desde 711 d.C. La actual zona de Asturias es de las pocas que se mantuvo firme ante la invasión, allí se movilizaron los grandes grupos cristianos, desde Asturias se inició el plan de Reconquista. Aunque hay algunos historiadores que consideran que la Batalla de Covadonga fue tan excesiva en epicidad que le puede llevar a la conclusión de que no existió de verdad. Una teoría que tiene cierto peso es que simplemente pudo ser una estrategia de propaganda del monarca Alfonso III, con esto conseguía animar a las tropas hacia una nueva victoria en la frontera musulmana.

Independientemente de eso, Don Pelayo tuvo un papel fundamental en la contienda, fue el encargado de dirigir la campaña hacia la frontera con Cangas de Onís. Pelayo se encargó de lograr alianzas y dirigir el ejército para diseñar la estrategia de ataque. Aunque lo que verdaderamente dio fama a Don Pelayo vino por las crónicas visigodas de la Batalla de Covadonga. En el año 680 el rey visigodo Wamba se dirige a Asturias para apagar una revuelta, en ese momento se producen unos hallazgos cruciales; en unas excavaciones arqueológicas en torno al pico de La Boya y el de El Homón de Faro, se ve que sería un punto de entrada perfecto hacia Asturias, donde se produciría años después el histórico suceso de la Batalla de Covadonga.

Las crónicas visigodas hacen especial hincapié en un caballero que fue decisivo para ganar la batalla, ese fue Pelayo. En las escrituras se le representa como un hombre que corresponde a todos los ideales de la comunidad mozárabe, es decir, practicaba el cristianismo en tierra musulmana. En esas descripciones se idealiza su forma de vida y en general su persona para que sea acorde a la visión cristiana más pura.

2. Origenes de Don Pelayo

Muchos historiadores creen que esto son invenciones literarias, puede que existiese Pelayo, pero un solo hombre no podría hacer ganar la batalla, aunque pelease por 100. A pesar de eso, todo apunta a que Don Pelayo tuvo unos orígenes godos, su nombre no era germánico (es importante nombrar que todos los nombres visigodos tenían ese origen común), sino que se cree que tenía un origen próximo al astur, su nombre deriva del nombre Pelagius en latín, la teoría más apoyada por los historiadores. Este nombre era muy utilizado por los habitantes del noreste de la Península Ibérica en esa época.

A pesar de su origen incierto, tanto que ni siquiera se sabe si existió de verdad tal personaje o no, Pelayo es todo un símbolo histórico de la cultura asturiana. De echo, en el escudo de Gijón aparece una iconografía dedicada a él. Don Pelayo falleció en Cangas de Onís en el año 737, donde se supone que sigue enterrado actualmente su cuerpo.

Don Pelayo ha pasado a la historia como un personaje mítico lleno de epicidad, muy similar a Arturo en la corte inglesa, solo que Pelayo no tenía corte a su alrededor ni nadie que le cantase.

📌 Visita nuestros nuestro artículo sobre Aníbal Barca

El origen del hombre

1. La Prehistoria

El origen del hombre. Durante la mayor parte del tiempo transcurrido desde que surgió el primer hombre hasta nuestros días, el ser humano ignoró la escritura.  De ese larguísimo período sin documentos escritos se ocupa una ciencia joven que llamamos Prehistoria.

Los comienzos de la Prehistoria se pueden situar en el siglo XIX.  Hasta entonces, la presencia del hombre sobre la tierra se estima en unos pocos kilómetros de años (llegó a decir que el mundo había sido creado el año 4004 a. De JC), y no se consideró como tema de estudio ya que bastaba con el tradicional relato to bíblico.

Los avances de la ciencia permitieron sospechar que se había tomado la Biblia demasiado literalmente y la aparición del hombre sobre la tierra era producto, más bien, de un largo proceso evolutivo en el comienzo del comienzo se situaba a centenares de millas de años de distancia.

La publicación (en 1859) del libro de Darwin Del origen de las especies por el medio de la selección natural o las excavaciones del francés Boucher de Perthes pueden servir de ejemplo para grabar las grandes polémicas que se levantaron ante teorías tan revolucionarias.

Por otra parte, la nueva ciencia tenía que trabajar en condiciones muy precarias ante la fragilidad de muchos hallazgos y las dificultades para fecharlos.

En la actualidad, los más modernos sistemas de investigación (que van desde el método del Carbono 14 hasta el uso de computadoras) se han puesto al servicio de ese univer so so muy muy problemático hombre.  y en cuyo centro destaca la cuestión del el origen del hombre.

 2. El problema del origen del hombre

El origen del hombre. Afirmar que el hombre ha surgido por evolución a partir de seres inferiores implica una serie de preguntas: ¿cómo ?, ¿cuándo ?, ¿dónde?  Estamos muy lejos de una respuesta exacta y definitiva que nos permite ver claramente en lo que se ha llamado «el proceso de la hominización».

En el estado actual de la cuestión podemos afirmar lo siguiente:

  • Hace aproximadamente dos millones de años vivían ya en África unos seres de aspecto simiesco y corta estatura: los Australopitecos. Caminaban en posición erguida y se discute si los guijarros tallados que se encontraron en los alrededores eran obra suya o más bien de otros seres más evolucionados: el Homo habilis.  ¿Hasta qué punto estos seres eran hombres?
  • Hace unos 600,000 años aparecieron otros homínidos (los Pitecántropos), saludados por algunos como «el eslabón de la caña», con capacidad craneal superior al Homo habilis, fabricantes de utensilios y conocedores del fuego. Fueron bautizados con el nombre de Homo erectus y se suelen considerar como los restos humanos más antiguos. Habitaron en Asia, África y quizás en Europa.
  • Con el Hombre de Neandertal, extendido por Asia, África y Europa, y que surgió hace unos 100.000 años, es posible que aparezca el arte y la creencia en una vida ultraterrena. Se discute si el Hombre de Neandertal es un antepasado nuestro.

Algunos piensan que se trata de una rama parcialmente extinta y el hombre actual procede, en cambio, de un grupo más antiguo y peor conocido: los Presapiens.

  • El Hombre de Cro-Magnon (llamado Homo sapiens) vivió ya hacia el 35.000 a. de J.C. y poseía una anatomía equiparable a la del hombre moderno, pero también plantea grandes problemas y entre ellos el de su origen.

El origen del hombre. Conocemos así algunos posibles «momentos» de la evolución humana, seguimos planteando muchas cuestiones y entre ellas las siguientes: ¿Cuál es nuestro más lejano antepasado?  ¿Todas las especies dejaron descendencia?  ¿Cuáles son los hijos de los huesos de la cadena? (Se sospecha un avance ascendente desde las líneas del Terciario (entonces vivió y los australopitecos) hasta el hombre actual, pero quedan en el aire muchas cuestiones que la futura investigación intentará aclarar, apoyándose en continuos hallazgos y en el perfeccionamiento de la técnica.

3. La vida de los primeros hombres

Naturalmente el primer problema que se presenta es el de conocer cuando adquirió el hombre el poder reflexivo (abandonando el estadio puramente animal), pero es una pregunta que probable- mente nunca se resuelve Se piensa que los cambios hasta llegar a la inteligencia debieron estar precedidos por transformaciones físicas: capacidad para asir con facilidad, posición erguida, etc.

En cualquier caso, la vida del hombre en que surgió la llama del espíritu debió estar muy supeditada a la naturaleza.

Los utensilios (que empezaron siendo piedras con un sencillo filo) se fabrican sobre todo con dicho material, pero también sirvier en la madera y el hueso.  Por su naturaleza se han conservado peor estos últimos.

El hábitat del hombre primitivo varió según los lugares y los climas, pero no es muy exacto decir que vivía en cuevas, sino que, más bien, habitaba a la entrada de dispositivos, dejando las profundidades para sus prácticas mágicas y ceremonias de iniciación en los secretos del grupo.  La ubicación de muchas pinturas nos permite suponerlo así.

Es probable la fabricación de rústicas chozas y refugios de piedra, en un intento de servirse de la propia naturaleza y su genio para defensores de animales, clima y demás elementos naturales.

Puesto que la caza era la ocupación fundamental de los hogares, perfeccionó mucho los métodos, con trampas y armas arrojadizas.

Algo parecido se puede decir de la pesca, para la que se llega a tener instrumentos que denotan gran habilidad.

El fuego se conoce desde los Pitecántropos, aunque es posible que toda la vía no se produzca y se limita a su conservación cuando se declara un incendio en la naturaleza.

Cualquier intento de estudio demográfico tropieza con enormes dificultades pero, posiblemente, la población era muy escasa y se encontraban algunas veces a grandes limitaciones: mortalidad infantil, cortas esperanzas de vida por frecuentes enfermedades, partos difíciles y acechanzas de las fieras.

Los grupos se reunirían para la caza, pero sin superar segura- mente el centenar.  Los hombres primitivos que todavía existen en el mundo (pigmeos, australianos del interior, tribus amazónicas, «ta sa tay» de Filipinas descubiertos en 1971) son un magnífico instrumento para conocer el ambiente de aquella vida «natural» en que se desenvolvió  nuestros antepasados.

Para precisar un poco nuestros conocimientos se han establecido las clasificaciones de aquellos lejanos tiempos atendiendo al nivel cultural alzanzado.

Una primera etapa (la Edad de Piedra) se subdivide en otras tres: Paleolítico, Mesolítico y Neolítico.

4. El Paleolítico

a) Generalidades:

  • La mayor cantidad de datos conocidos proceden de Europa Occidental, pero cada día se amplían más nuestros conocimientos con las investigaciones en los demás territorios del mundo.
  • Climáticamente el paleolítico se caracteriza por una serie de glaciaciones, entre las que se intercalan tres características más cálidas (los interglaciares). En África parece que los fenómenos glaciares fueron leves y hubo, sin embargo, etapas de gran pluviosidad.
  • Los instrumentos se fabrican sobre todo con piedra, como ya hemos dicho. El proceso para obtener una herramienta, un arma o cualquier otro útil era diverso, pero dominaba la talla.  No se descarta, sin embargo, la posibilidad del pulimento.
  • Estos instrumentos adoptaban formas muy diversas y cada vez más perfectas: puntas de flecha, cuchillos, raederas, buriles.
  • En las épocas de mayor crudeza climática el hombre iría cubierto totalmente de pieles. La extraordinaria resistencia y adaptación de los esquimales al frío en las inmensas extensiones del Ártico, tal vez el mejor ejemplo para comprender la vida de esos hombres del Paleolítico en los tiempos de las glaciaciones.
  • Se conocen sepulturas que nos hablan de unos ritos complicados, en los que no faltan los adornos del cadáver.
  • La economía era de mera subsistencia y estaba basada en la ca za, la pesca y la recolección de raíces y vegetales silvestres.
  • La fauna comprendía especies como el mamut, el oso, el bisonte, el reno …

b) Divisiones:

  • Paleolítico Inferior y Medio: Abarcan desde una fecha imprecisa (¿un millón ochocientos mil años?) Hasta el año 35.000 a.  de J.C. aproximada mente en que concluye el Paleolítico Medio.
    • En el Paleolítico Inferior abundan las hachas de mano, como las encontradas en las terrazas del Manzanares (cerca de Madrid).
    • La etapa mejor conocida es la del Paleolítico Medio.  En ella el Hombre de Neandertal realiza la llamada cultura cultural (nombre derivado de la cueva de Le Moustier, Dordoña, Francia) en la que sobresalen la técnica de lascas y los ritos funerarios.
  • Paleolítico Superior: Empieza hacia el 35.000 a. de J.C. y concluye con el Mesolítico (hacia el 10.000 a. de J.C.).
    • Durante la primera mitad de este período, el clima es muy riguroso (cuarta glaciación) y el Hombre de Cro-Magnon debe refugiarse en las cuevas.  Sus utensilios están ya muy perfectos (especialmente desde el solutrense).
    • En el último momento del Paleolítico.  Superior (el magdaleniense, entre el 15.000 y 10.000 a. De J.C.) son muy corrientes los arpones de pesca.
    • Sin ninguna duda, el Paleolítico Superior es el primer gran momento artístico de la humanidad, Además de diversas estatuillas femeninas, que son posibles amuletos de fecundidad (las «Venus»), el hombre realiza bajorrelieves y especialmente la extraordinaria pintura rupestre, /  cuyo conocimiento se descubrió en 1878 con el descubrimiento de la cueva de Altamira.  Pese a las dudas, el posterior hallazgos de pinturas en diversas cuevas fra ncesas (Lascaux, Font de Gaume, Rouffignac …) demostró que el artista paleolítico reunía admirables cualidades para el arte.
    • Hoy se encuentran pinturas rupestres en Francia, Italia, España, Rusia…

C) El poblamiento de América:

  • Se discute si el hombre surgió en África o en Asia, pero lo que nadie pone en duda es el continente americano fue en época reciente, cuando ya el Viejo Mundo estaba habitado.
  • La fecha en que llegaron los primeros hombres se ubicarán entre el 40.000 a.  de J.C. y el 35.000 a.  de J.C., es decir, durante el Paleolítico Superior.
  • El continente americano fue poblado por grupos asiáticos a través del estrecho de Bering, aunque no se descarta la posibilidad de emigraciones posteriores a través del Pacífico.
  • Los primitivos pobladores eran mongoloides y enfrentaron una vida basada en la caza y la pesca.

5. La revolución neolítica

El Paleolítico Superior terminado en medio de una crisis: la dificultad progresiva en la caza ante el avance del bosque (tras el deshielo posterior a la última glaciación).

La búsqueda de nuevas soluciones (con alimentación en que se hizo una importante consumición de moluscos) se da en el espacio intermedio conocido como Mesolítico.  La Tierra perdió ya en esa época varios millones de habitantes.

El descubrimiento de la agricultura y de la ganadería originó profundos cambios en la existencia del hombre, ya que instalas una economía de producción se inicia una vida diferente.

El Neolítico es, por todo ello, una gran revolución en la vida de hombre primitivo.  No se produjo al mismo tiempo en todos los lugares sino que debió iniciarse en esos más puntos para el cambio.

El Mesolítico concluye hacia el 9.000 a.  de J.C. en el Próximo Oriente, donde se encuentran ya algunos cereales en estado salvaje.  Desde alli la revolución agrícola se extendió hacia Europa (llega al extremo occidental hacia el 4.000 a. De J.C.) y hacia el este de Asia.

El origen del hombre. Todo parece indicar, por tanto, que el gran cambio hacia una vida sedentaria se produjo en Irán, Mesopotamia, Siria, Palestina, zonas en donde por primera vez se experimenta las transformaciones:

  • Descubrimiento de la agricultura y ganadería,
  • Nacimiento de nuevas formas de instalación humana que culminarán en el fenómeno urbano; de la horda paleolítica (pocos individuos) se pasó al poblado con varios centenares o millares de habitantes,
  • Aparición de la cerámica, comercio y transporte.

A todo ello debieron acompañar grandes transformaciones espirituales, en las que ocuparon, seguramente, un lugar importante los interrogantes en torno a la fertilidad y el culto a la tierra.

En América se concretó la etapa neolítica hacia el año 8000 a.  de J.C. (quizás por primera vez en Méjico), ignorándose, por ahora, si fue invento propio o una importación de Asia. El origen del hombre

6. En el umbral de la historia

La revolución neolítica provocó un aumento demográfico y una especialización en el trabajo.  Ya existen desde entonces: agricultores, pastores, marinos, alfareros, constructores, comerciantes.

Una labor importante debió ser la de los mineros.  Se pule la piedra y se buscan con ahínco el silex, el basalto y el cuarzo.  No es extraño que los materiales más raros (como el ámbar y ciertas piedras) se considera como preciosos y se comercialicen con grandes beneficios.

En esta búsqueda de productos se pudo descubrir el descubrimiento de la metalurgia, quizás el quinto milenio antes de Jesucristo.  La posesión del cobre, oro y plata produjeron superioridad para sus dueños, que guardarían el secreto con empeño.

Todos los indicios apuntan hacia el sur del Cáucaso y Armenia como la región donde descubrieron la metalurgia.

Cuando se encuentra la aleación del cobre con el estaño (bronce) se dispone de un material duro y apto para nuevos utensilios y armas, cuya posesión engendraría viajes, colonizaciones e incluso conflictos.

La Edad del Bronce (que en sus inicios tuvo grandes monumentos, megalíticos) parece haber comenzado en Creta, magníficamente situada para transmitir las ideas «modernas» de Oriente.

La obtención del cobre (que algunos han querido colocar en Europa (cultura de Hallstatt, en Austria) parece lograda, sin embargo, un comienzo del segundo milenio antes de Jesucristo en Oriente. Su abundancia en la naturaleza provocó nuevos cambios en las armas, útiles y sociedades.

El origen del hombre. Todo nos hablaba de un mundo especializado y muy activo en había surgido la escritura (hacia el año 3000 a. de JC), bnb jə quizás como una necesidad para controlar las operaciones mercantiles. Nos hallamos en Mesopotamia y ya están comenzando las primeras civilizaciones históricas.

📌 Visita nuestro artículo sobre Las civilizaciones marítimas