VERDADERA HISTORIA

Durante los muchos siglos en que el mundo de las civilizaciones orientales fue apenas conocido, se concedió excesiva importancia a los fenicios, error de perspectiva que debemos achacar a los relatos de los escritores griegos y romanos, rendidos admiradores de todo lo que procedía de las costas fenicias. Detentadores durante mucho tiempo del comercio marítimo entre Oriente y Occidente, griegos y romanos llegaron a considerarles como los depositarios de toda la civilización oriental. Sin embargo, la única aportación histórica de los fenicios consistió en hacer que los pueblos de Europa participaran de la cultura de los egipcios y babilonios … Las civilizaciones marítimas.

Los persas eran imperialistas que aspiraban a la conquista del mundo, ideario de dominio que debían a los reyes asirios y babilonios, pero trataron de hacerla realidad por medios diametralmente opuestos a los adoptados por los tiranos asirios, siempre sedientos de sangre. Los persas fueron los primeros reyes de la historia en quien el deseo de dominación mundial era compatible con un buen trato a los pueblos sometidos. Carl GRIM BERG , Nueva Historia Universal. Las civilizaciones marítimas.

1. Evolución hacia una civilización urbana y marítima

A partir del primer milenio antes de Cristo, comienza a manifestarse un triple proceso evolutivo de gran trascendencia:

  • En primer lugar, se produce un desplazamiento territorial del centro de gravedad de la civilización, de Oriente hacia el Mediterráneo, en particular el mar Egeo.
  • En el aspecto político el hombre se libera, en parte, de la férrea y despótica autoridad del soberano. Empieza el individuo a participar de algún modo en las tareas de gobierno. La tradición imperial de Egipto y Oriente Próximo da paso a la pequeña entidad política, ciudad – estado, en la que el ciudadano toma conciencia de su valor y responsabilidad frente al Poder La sociedad rural se transforma en urbana .
  • Y en tercer lugar, aparece una civilización marítima y se desarrolla una economía de mercado, frente a las anteriores culturas continentales y economías de consumo . .

Al mismo tiempo, y en relación con estos cambios, se produce también una evolución artística. Si en los imperios agrícolas de Egipto y Oriente Próximo el arte y la cultura en general, estuvieron al servicio de la jerarquía político – religiosa, en las civilizaciones marítimas se impuso el triunfo de la razón sobre el arte y la vida urbana.

El arte rígido y geométrico, propio de las culturas agrarias, dará paso a un estilo más elegante, flexible y curvilíneo.

Surgen así las talasocracias cretense, aquea, focense, fenicia y cartaginesa. La marina de estos pueblos dominó el Mediterráneo; se trató más bien de pequeños estados cuya importancia política fue insignificante en relación con los grandes imperios. Fueron sin embargo, el vehículo de difusión de la cultura al mundo Occidental.

2. Los fenicios crearon y difundieron el alfabeto

La historia de Fenicia es la de un pueblo «echado al mar por su geografía. Un país aislado del interior por diversas cadenas montañosas, paralelas a la costa, sin posibilidades agrícolas, busca su expansión por el mar, creando un gran imperio talasocrático. Al mismo tiempo, estribaciones montañosas de tipo «calas forman valles transversales, cerrados e incomunicados entre sí. Esta configuración geográfica no favoreció la formación de una unidad política, dio lugar, en cambio, a una federación autónoma de ciudades, como Tiro y Sidón.

Los fenicios fueron los grandes marinos y comerciantes de la antigüedad, precursores de los judíos, genoveses y venecianos de la Edad Media y de los ingleses en la época moderna. Sus naves, costeando las orillas del Mediterráneo, llegaron a las tierras más occidentales de Europa. En busca de preciados minerales como el cobre y el estaño, arribaron a las Islas Británicas y mar Báltico e incluso circunnavegaron África . Los fenicios son los iniciadores del comercio esclavista. Fundaron factorías o colonias, como Palermo, Cartago y Gádir (Cádiz), base y fundamento de su colonización comercial.

El mayor aporte cultural que nos legó este pueblo ha sido el alfabeto fonético . Los fenicios, hombres ante todo prácticos, necesitaban una escritura sencilla con la cual pudieran entenderse fácilmente con los pueblos con los que comerciaban. Con este fin simplificaron y redujeron la escritura egipcia a solo 22 signos, que representaban sonidos muy simples. Con estas 22 letras lograban escribir cualquier palabra, y por medio de la combinación de palabras obtenían la escritura completa de cualquier pensamiento. Los griegos adoptaron este alfabeto, transmitiéndolo después a las lenguas indoeuropeas.
Consecuencia lógica del alfabeto, fue la invención del libro, en la ciudad de Biblos, al coser trozos de papiro.
Fueron dos progresos trascendentales que pueden compararse a la invención de la imprenta en el siglo xv.

Los fenicios fueron igualmente los primeros que acuñaron monedas, ya que las necesitaban para sus transacciones mercantiles. También lograron fabricar el vidrio claro, coloreado, que se utiliza en vasijas y objetos ornamentales, y la púrpura obtenida del múrice, molusco o caracol marítimo. Pero, principalmente, Fenicia desempeñó el importante papel de transmitir la civilización de los pueblos orientales hasta las más remotas tierras de Occidente . Y lo realizó sin necesidad de conquistar o invadir los territorios, solo por la persuasión y los intercambios mercantiles.

las civilizaciones marítimas

2. Creta: la primera talasocracia del Mediterráneo

En la isla de Creta, hacia el tercer milenio antes de Cristo, floreció una de las más refinadas culturas de la antigüedad. Los cretenses fueron audaces marinos y expertos comerciantes, que llegaron a ser dueños del Mediterráneo instaurando así una verdadera hegemonía marítima o talasocracia. Su poder no se basó en la fuerza sino en la riqueza que proporciona el comercio.
Construyeron ricas ciudades como Knossos y Faestos , gobernada cada una de ellas por un rey , abriendo así camino a la futura organización política griega de la ciudad – estado.

Creta ha creado una cultura peculiar. Su arte es de una gran finura y elegancia. Los mejores vestigios de su cultura se han encontrado en las pinturas al fresco que adornan los muros de sus palacios . Muestran naturalidad y viveza de colorido y expresan la alegría de vivir y el gusto por lo refinado, delicado y gracioso: un verdadero arte modernista. En orfebrería trabajan magníficamente el oro, el bronce y el marfil, como puede verse en su obra maestra los vasos de Vafio, dos tazas de oro que reproducen en relieve escenas con un vigor y expresión inimitable. Su arte nos revela a una sociedad culta y refinada, donde la mujer ocupaba un lugar destacado y gozaba de una gran libertad de acción. Probablemente existió en Creta el matriarcado.

La decadencia de Creta y de su civilización sobrevino con la invasión de los pueblos indoeuropeos, especialmente de los aqueos, quienes destruyeron la mayor parte de sus ciudades e arrasaron su cultura. Las civilizaciones marítimas.

4. Micenas: una civilización marítima у continental

Los aqueos, pueblo rudo y belicoso, procedían de la agreste región de los Balcanes. Hacia el segundo milenio antes de Cristo invadieron la península helena, imponiéndose fácilmente a los pelasgos, la población indígena. Se establecieron en el sur de Grecia (Laconia ) y se organizaron en ciudades – estado independientes. Hacia la mitad del segundo milenio, los aqueos arrasaron Creta, pasando así el centro de la civilización egea al Peloponeso. Se trata, en el fondo , de la misma cultura; se diferencian fundamentalmente en que mientras la civilización cretense fue puramente marítima, la micénica fue mixta: continental y marítima Las actividades preferidas eran la caza y la guerra; las luchas entre las ciudades aqueas eran frecuentes. De ahí que sus ciudades fueran verdaderas fortalezas, como Tirinto y Micenas. Realizaban a menudo correrías por el mar Egeo y se dedicaban a la piratería marítima. Uno de sus hechos más notables fue la correría que les llevó a disputar el estrecho de Helesponto a los troyanos, en la famosa guerra descrita por Homero en La Ilíada. Las civilizaciones marítimas.

El arte micénico se caracteriza por las construcciones ciclópeas o gigantescas, como las murallas de la ciudad de Micenas, cuyas piedras eran tan grandes que -según la mitología – sola mente seres de fuerza extraordinaria (ciclopes) las podían haber colocado.

En arquitectura emplearon la bóveda angular o falsa , obtenida por aproximación de hiladas. De sus recias construcciones son particularmente importantes la Puerta de los leones de Micenas, y el Tesoro de Arreo en donde simultanean a la vez el dintel y el arco falso. Las civilizaciones marítimas.

5. Persia: Síntesis de las culturas orientales

En los bosques y pequeños valles de la desértica meseta del Irán, se desarrolló hace aproximadamente un milenio la civilización persa. El caudillo fundador persa fue Ciro. Pero el organizador político de este vasto imperio fue Darío. En tiempos de este rey, Persia alcanzó una extensión no superada hasta entonces por ningún otro imperio. Pero al final, al ser vencidos por Atenas en las llamadas guerras médicas, los persas no podrán realizar el plan de un imperio universal y se verán reducidos a la categoría de un estado inmenso, pero continental. Persia, a través de su estructura imperial, realizó una síntesis completa de todas las civilizaciones antiguas. Sus tres principales aportaciones a la cultura occidental fueron: el arte , la religión y el sistema administrativo .

  • No llegaron los persas a crear un arte propio , sino que fue una buena síntesis del arte egipcio y mesopotámico . Sin embargo, crearon como elementos originales la cúpula sobre trompas y el capitel tauriforme, o sea, con dos toros arrodillados y unidos por el torso. La obra maestra de la escultura es el desfile de los arqueros de Darío, realizada en cerámica vidriada .
  • La religión oficial, el mazdeísmo, revelada por Zoroastro, es la más pura de las religiones asiáticas; plantea la lucha del principio del bien contra el mal. Su moral y su ética bondadosa, que servirá para unificar todo el imperio, contrasta con el carácter cruel de otras religiones.

Prohibía la representación de la divinidad en figura humana; promulgaba el culto a los dioses por medio del fuego. De ahí que carezcan de templos y su estatuaria sea muy reducida. Influyó más tarde en algunas herejías cristianas, como en los maniqueos y cátaros. Las civilizaciones marítimas.

El sistema administrativo – territorial, de tipo centralista, creado por Darío, es modélico en su género; a través de la Historia será tenido en cuenta por otros organizadores y legisladores políticos, como Carlomagno. La teoría del imperio universalista y el concepto de soberanía de origen divino inspirará las tesis cesaristas de Roma, de la Edad Media y de los siglos XVI у ХVІІ. Las civilizaciones marítimas.