Archivo de la categoría: Leyendas

La leyenda de Romulo y Remo

La leyenda de Rómulo y Remo está ligada a la fundación de la ciudad de Roma. Los arqueólogos e historiadores no se ponen de acuerdo en decidir que fue cierto y que leyenda, pero como todas las ciudades antiguas, sus comienzos son míticos y de origen de divino.

El nacimiento de Rómulo y Remo

En la ciudad de Alba Longa, a orillas del río Tíber, fundada por Ascanio, descendiente del héroe troyano Eneas, Amulio destronó a su hermano y legítimo rey, Numitor. Amulio, además, mató a todos sus sobrinos varones y condenó a su única sobrina, Rea Silva, a ser sacerdotisa de la diosa Vesta para que fuese virgen y nunca pudiese dar descendencia.

El dios Marte, al ver a la joven tan bella, se enamoró de ella y la sedujo, engendrando a los gemelos Rómulo y Remo. Para salvarlos de la muerte, Rea Silva depositó a los recién nacidos en una canasta y los arrojó al río. Estos fueron encontrados por la loba, Luperca, que los llevó al Monter Palatino para amamantarlos. Los gemelos permanecieron durante días con la loba, hasta que fueron encontrados por el pastor Fáustulo, que los llevó consigo para criarlos hasta que fuesen adultos y pudiesen saber la verdad.

La fundación de Roma

Tras derrocar a Amulio, liberaron a su abuelo de su encierro y le devolvieron el trono de Alba Longa. Rómulo y Remo decidieron buscar otro lugar donde fundar su propia ciudad. En un asentamiento junto al Tíber, discutieron sobre el lugar de fundación. Rómulo quería fundar Roma en el Monte Palatino, mientras que Remo quería marchar al monte Aventino. Como no se ponían de acuerdo, dejaron el designio a los dioses y el que viese más aves sería el ganador. Remo vio seis aves, mientras que Rómulo vio doce buitres sobre el Palatino. Rómulo, sin consultar con su hermano, comenzó a arar la tierra para delimitar el foso sagrado en forma de círculo que sería el linde de la ciudad. Juró que mataría a todo aquel que lo atravesase mientras duraban las ceremonias.

Remo, envidioso y enojado, no hizo caso a las advertencias y cruzó desafiante, desobedeciendo a su hermano. Rómulo se vio obligado a matar a su propio hermano por el juramento que había hecho, condenando a la nueva y eterna ciudad a un futuro de guerras fratricidas.

La leyenda de Rómulo y Remo se data junto a la fundación de Roma que, según los datos arqueológicos, data del año 753 a.C.

📌 Visita nuestro artículo sobre La leyenda de San Jorge y el dragón

La leyenda de San Jorge y el dragón

San Jorge es un día especial para todos los aragoneses, es el patrón de la Comunidad de Aragón. Es común celebrarlo en la calle, paseando si el tiempo acompaña, o hacer romerías en los pueblos. Pero, ¿sabemos quién fue realmente San Jorge?

1. La celebración de San Jorge

Este Santo no solo se celebra en Aragón y Cataluña, también tiene una gran tradición en muchos otros lugares de Europa. El origen de “La Leyenda de San Jorge” es confuso, no se sabe con exactitud si de verdad este Santo existió o no, algunos creen que era un soldado romano de la región turca de la Capadocia y que formaba parte de la corte del emperador Diocleciano. Otros muestran a San Jorge como el artífice de la creación de la ciudad de Silca, en Libia. 

El caso de que se venere concretamente en Aragón es curioso, según los ciudadanos de la ciudad de Huesca, se creía que apareció en 1096 para ayudar a los oscenses a recuperar su tierra tras la ocupación musulmana. A San Jorge siempre se le representa a caballo, esto es porque apareció de manera épica montado en un caballo a apoyar a las tropas cristianas en la famosa Batalla de Alcoraz. La Leyenda de San Jorge acababa de nacer.

2. La leyenda

La leyenda narra que en la ciudad de Silca vivía un dragón que atemorizaba a la población. Para que los continuos ataques del dragón parasen, los habitantes decidieron darle en ofrenda a una persona mediante sorteo cada día, un día con mala suerte le tocó a la hija del rey.

La princesa con resignación acató lo que había decidido el azar, pero antes de llegar a su encuentro con el dragón aparece un caballero montado en un caballo blanco. El intrépido San Jorge se enfreta al dragón y tras una larga batalla le incrusta una lanza en el pecho, de esa sangre derramada nace un precioso rosal, del que Jorge coge una rosa para dársela a la princesa. Es por eso que en muchos lugares es común regalar una rosa el 23 de abril.

La verdadera hazaña que hace que el día 23 de abril se celebre San Jorge en muchos lugares del mundo se debe a su profunda fe cristiana. Más allá de la veracidad de estas historias las hazañas de «La leyenda de San Jorge» se extendieron pronto por el Imperio Romano, y de allí a todo Occidente.

📌 Visita nuestro artículo sobre egipto